Un proceso continuo y planificado para hacer frente a la globalización de la economía en el Siglo XXI.

   En el Grupo Carballo tenemos claro que una de las principales herramientas para obtener resultados eficientes en la gestión de recursos humanos es precisamente la formación, sin embargo, en muchas empresas de nuestro país, la formación no es todavía percibida como un instrumento de progreso tanto para la empresa como para el individuo.
    Es una realidad que si se imparte correctamente, la formación genera resultados positivos para todas las partes involucradas en el funcionamiento de una empresa. Así mismo resulta evidente que para afrontar los retos que se presentan recientemente en la economía, es necesario contar con personal productivo que elabore bienes y servicios de calidad con el objetivo de que la empresa pueda competir y mantenerse en un mercado globalizado. Esto requiere que las empresas cuenten con gente preparada que ayude a resolver problemas y que no se convierta a causa de unas competencias obsoletas en un problema más de la organización.

   Es de vital importancia para una organización lograr la calidad de sus productos a través de sus trabajadores y trabajadoras. Para tener gente productiva es indispensable brindarles formación, si ésta se imparte de manera continua se generará en el individuo un interés hacia el conocimiento y la actualización que a lo largo de su vida ya que lo único que no perderá valor será el conocimiento acumulado.

Este cúmulo de conocimientos de los trabajadores es lo que realmente puede llevar a las empresas al éxito o al fracaso, ya que, para quienes todavía lo dudan, las personas son lo más importante en una organización y son ellas precisamente las que generan el resultado de las operaciones productivas de bienes y servicios. El personal bien formado es capaz de ofrecer continuamente un valor adicional a todo lo que produce, sin embargo, en buena parte de nuestras organizaciones no se le da la importancia debida al factor humano.

   La formación debe entenderse por tanto como un proceso continuo y planificado en base a las necesidades actuales de la empresa y orientarse hacia la acumulación de conocimientos y habilidades que ayuden al trabajador durante su trayectoria laboral y profesional, mejorando su desempeño actual y modificando sus aptitudes y actitud hacia el trabajo de tal manera que pueda asumir responsabilidades y niveles de participación cada vez mayores en la empresa.

Un trabajador o trabajadora sin motivación permanecerá en la empresa mientras no consiga otro trabajo que cubra sus expectativas. Un personal formado tendrá mayor capacidad para adecuarse a las nuevas necesidades productivas y ayudará a su empresa a poder competir en un mercado cada vez más amplio y exigente. Los beneficios de la formación y la promoción se acumulan a lo largo del tiempo.

Grupo Carballoofrece la formación necesaria para los trabajadores y para los hombres de empresa, sea cual sea su experiencia previa. Asímismo realizamos formación para desempleados, con el objetivo de lograr una mayor adecuación de su capacitación a las necesidades reales de las empresas. Necesariamente, una parte importante de nuestros recursos económicos, debe destinarse a la realización de las actividades prioritarias, siendo una de ellas la de formación.