La ORDEN TAS/2307/2007, de 27 de julio, desarrolla la formación de demanda, o la formación que realizan las empresas para sus trabajadores, desde el objetivo de conseguir una mayor promoción e integración social de los trabajadores, así como una mejora de la competitividad de las empresas.

La orden posibilita que cada empresa, con independencia del tamaño, actividad o ubicación, pueda elegir libremente la formación que considere necesario realizar, seleccionar el contenido de la misma y determinar el lugar y la fecha de su impartición.

En ella se expone que las empresas disponen de un crédito para la formación de sus trabajadores, que pueden hacer efectivo mediante la aplicación de bonificaciones a la Seguridad Social.

Entre sus objetivos se encuentra estimular a las Pymes para que desarrollen acciones de formación continua para sus trabajadores, e impulsar el incremento de la productividad y competitividad de las mismas aprovechando el crédito del que disponen.